Sentencias sobre salud dictadas en 2019 para estar al día en tu profesión

Sentencias sobre salud dictadas en 2019 para estar al día en tu profesión

Si en nuestro anterior post repasábamos la jurisprudencia de 2018 en relación con cuestiones de salud, en esta segunda parte abarcamos algunos de los primeros fallos dictados por los juzgados y tribunales españoles en lo que va de año. ¡Nos encantaría conocer tu opinión y que compartas con nosotros tu experiencia!

  • Una sentencia dictada por un Juzgado de lo Social en Bilbao considera accidente laboral el estrés  laboral por un "incómodo ambiente" de trabajo. La sentencia explica que este mal ambiente en el trabajo fue consecuencia "de la conflictividad laboral originada por las reclamaciones salariales y de categoría" del empleado no "aceptadas de entrada por la empresa", que además realizó "unos cambios" en su "estructura organizativa" que provocaron en el afectado "un estado de ansiedad".

 

  • Una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón reconoce a un trabajador que la electrosensiblidad que sufre es consecuencia de un accidente laboral. La sentencia es la tercera en España que considera que la enfermedad fue causada por la excesiva exposición electromagnética del trabajador en las instalaciones de una eléctrica en Aragón, según la Asociación Independiente para Defender la Salud (Asides).

 

  • Una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, con fecha de 18 de enero de 2019, resuelve el caso de una trabajadora despedida en situación de incapacidad temporal. La trabajadora fue diagnosticada de cáncer de útero y despedida alegándose por la empresa motivos disciplinarios. La Sala de lo Social cántabra procede, en aplicación de la doctrina comunitaria, a declarar el despido discriminatorio y, por tanto, nulo, al entender que la enfermedad ocasiona una limitación duradera al tratarse de un proceso morboso que no presenta una perspectiva bien delimitada de finalización a corto plazo; muy al contrario, es muy posible que su tratamiento conlleve cirugía, radiación o quimioterapia, opciones terapéuticas que se prolongarán en el tiempo e impedirán la participación plena y efectiva de la actora en la vida profesional en igualdad de condiciones con los demás trabajadores. Se concluye que la trabajadora se encontraba en el momento del despido en una situación de discapacidad a efectos de la Directiva 2000/78/CE del Consejo. Además, se indica que no puede obviarse estar ante una patología netamente femenina, lo que obliga a enjuiciar la cuestión desde una perspectiva de género.

 

  • La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares da la razón a un trabajador de seguridad privada (instalador de alarmas) que pedía reconocer como enfermedad profesional su lesión de túnel carpiano. El trabajador tuvo que darse de baja para someterse a una intervención quirúrgica por padecer dicho síndrome, y su mutua se negó a reconocer la dolencia como derivada del trabajo. Esta sentencia “sienta un precedente a tener en cuenta“, ya que “es la primera vez” que el síndrome de túnel carpiano -dolencia degenerativa asociada a otros colectivos como las camareras de piso o las limpiadoras- es considerado enfermedad profesional de un trabajador de la seguridad privada. En el caso concreto de este empleado, según reconoce la sentencia de primera instancia, la dolencia está “vinculada estrechamente a la manipulación de cargas, posiciones forzadas en el trabajo” y, sobre todo, a la “utilización de herramientas que generan vibraciones”.

 

¿Qué opinas? ¿Te gustaría compartir algún caso interesante con Red Sanidad Canaria?

 

 

20/02/2019